¿Te cuesta mucho levantarte cada mañana? Si siempre se te hace difícil despertar o le pones la alarma 5 minutos más; estás inyectándole pesadez a tu cuerpo y no podrás empezar bien tu día.

Al despertar hay varios factores que terminan por bajarte las energías. Sin duda una de ellas y la más importante es no desayunar. No ingerir la comida más importante del día podría volverte más pesado y hacer del resto de tu mañana, tarde y noche muy cansado y con fatiga. Por tanto, el despertar con buen ánimo, iniciar tu jornada de trabajo o de estudios es posible si cambias tus rutinas de alimentación.

*Lo primero: Ni bien te levantes es recomendable tomar un vaso con agua al ambiente. Debido a que, desde que meriendas hasta que te levantas al día siguiente, hay un tiempo de ayuna de 8 horas. Por lo que el cuerpo pierde agua y es sumamente importante rehidratar el cuerpo. A lo largo del día es recomendable que consumas dos litros promedio de agua.

*El desayuno: Desórdenes de sueño, fatiga, cansancio, ansiedad, problemas digestivos y pérdida de masa muscular; son algunos de los problemas que causan no desayunar.

*Mayor energía: Una taza de café o de té pueden ayudar a estimularnos. La cafeína cuenta con funciones energizantes.

*Ducharse: Es importante tomar duchas frías si sentimos algún tipo de fatiga o cansancio irregular. El agua fría ayuda a la circulación, revitaliza los músculos además de una sensación de alivio y relajación.

*Hora de activarse: Para muchas personas es importante realizar ejercicios en las mañanas. Sin embargo, si no es de tu preferencia o por diversas actividades no puedes realizar ejercicios en las mañanas; cualquier hora del día es la ideal para empezar bien tu día. Puede ser que el cardio en las mañanas sea lo ideal o en otros las pesas por la noche.

Te puede interesar:   Descubre la importancia de consumir “superalimentos”