México despertó en el segundo tiempo y con goles de Raúl Jiménez y Oribe Peralta derrotó ayer miércoles por 2-1 a Nueva Zelanda para quedar a un paso de las semifinales de la Copa Confederaciones.

Nueva Zelanda aprovechó un pésimo despeje de Néstor Araujo, que cedió la pelota a un jugador rival al borde del área, para abrir el marcador a los 42 minutos con un tanto de Chris Wood.

El volante de Tigres de Nuevo León empezó la jugada del primer gol mexicano con un caño y una carrera por la banda izquierda, para luego pasar el balón a Marco Fabián, quien con una media vuelta asistió para el cañonazo de Jiménez a los 54 minutos.