En sus ratos libres, cuando está fuera de su papel de director técnico, Guillermo Sanguinetti consume más fútbol. Con la Copa Libertadores, la Liga de Campeones, Europa League y el Campeonato Nacional, el estratega uruguayo asegura que tiene su semana copada.

Sus salidas a tomar un café son con los miembros del cuerpo técnico de Delfín, ratos en los que también habla de fútbol. Además, tiene un día a la semana para una pichanga, en la que ya no juega como lateral derecho, sino que lo hace como central, “porque ya no corro como antes”, acota de manera amena.

El DT mira la hora, son las 11:03. Su reloj es llamativo, tiene el escudo de Alianza Lima de Perú. Es un regalo que le hizo la directiva del club cuando él  fue el entrenador del equipo, entre 2014 y 2015. Pero el equipo que marcó su carrera, tanto como jugador como estratega es Gimnasia y Esgrima de La Plata, de Argentina, club en el que jugó por 12 temporadas, se retiró como futbolista y además empezó su carrera como técnico, en 2008.