Alfredo Arias, entrenador de Emelec, realizó varias observaciones sobre el ‘amargo’ empate a 2 ante Deportivo Cuenca en el estadio Alejandro Aguilar, por la fecha 16 de la primera etapa de la Serie A del campeonato nacional.

No se respetó el tiempo de recuperación

“No hay equipo en el mundo que gane todo, sentimos haber jugado después de 60 horas, no a las 72 reglamentarias (su último partido fue el jueves ante Melgar por la Copa Libertadores). Un estadio con campos altos, son exigencias que se deben tomar para mejorar el fútbol; en Europa no se permiten un pasto como este por el bien de todos. Uno se esfuerza, la pelota no corre bien, pero hoy no ganamos porque no jugamos bien; no es excusa”.

CUENCA. Emelec igualó ayer ante los morlacos en el estadio Alejandro Serrano Aguilar. Víctor Serrano

Mantenerse cerca del puntero

“Lo único que resignamos fueron dos puntos, no podemos resignar la posibilidad porque hay equipos que han perdido más que nosotros. Estamos igual que Delfín, pero el resto ha perdido más”.

Decisión del árbitro

“Si pudiera cambiar el resultado sí, pero como no lo puedo hacer no. No puedo cambiar la reflexión del árbitro (Daniel Salazar). El partido se define en una jugada fortuita, no la vi, estaba tapado por un jugador. Un futbolista que recibe un balonazo de una pelota a cien kilómetros por hora y que se da vuelta, me parece injusto. Es lo que a mí me parece, ya está pitado”.

No hay que llorar

“Tengo un plantel generoso, humilde, que no pega patadas, que no hace tiempo, que no da problemas a los árbitros. No lloramos, eso rescato de los jugadores que le hacen honor a la camiseta de Emelec. Llorar no está mal, otros eligen llorar, pero nosotros no”.