Seleccionar página

Universidad Católica y Liga de Quito definen hoy su clasificación a la siguiente ronda de la Conmebol Sudamericana con diferentes realidades además de sus horas bajas en el torneo doméstico.

Los católicos, que llegan con cuatro derrotas seguidas en el torneo doméstico, recibirán a las 17:15 a Petrolero Yacuiba que goleó 5-0 a Real Potosí, pero sigue último en el torneo bolivariano. Universidad Católica solo necesita un empate para clasificar no así Petrolero que requiere golear para revertir el 1-3 con que perdió en la ida.

Los visitantes llegaron ayer a Quito en medio de problemas administrativos y deportivos.

Católicos y Albos

Liga de Quito buscará un triunfo en Copa Sudamericana para olvidar la mala campaña en campeonato nacional.

Según la página “Clásico Sports”, solo 13 jugadores viajaron a Ecuador. El técnico Oscar Garvizú no es parte de la nómina porque “la dirigencia extravió sus documentos personales”.

Este hecho motivó al estratega a dejar el primer plantel y a retomar “la reserva del club como lo estipula su contrato”. No es todo. José Quecaña presentó ayer su carta de renuncia irrevocable a la presidencia del club, al igual que el vicepresidente y secretario general.

En Uruguay

Por la campaña que registra en el torneo local son pocas las esperanzas de clasificación que le dan a Liga de Quito frente al campeón uruguayo Defensor Sporting. El choque empezará a las 19:45 (de Ecuador). El empate a dos en la ida, en el estadio Casa Blanca, obliga a los Albos a redoblar esfuerzos por un triunfo con dos o más goles, no tienen otra salida.

Ambos clubes presentan bajas. En Liga de Quito no estarán Norberto Araujo, Fernando Guerrero, José Quinteros y Anderson Julio, empero, se recuperaron Edison Vega y Alex Bolaños.

Los locales no tendrán al defensa Gonzalo Maulella y al volante Mathías Cardacio, por lesión. Tampoco jugará su figura Maxiimilano Gómez quien fe traspasado al Celta de Vigo.